La perspectiva de género en las convocatorias europeas

El Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR) es una ruta que pretende guiar a España en la recuperación y modernización de su economía tras el frenazo que ha provocado la pandemia originada por la Covid-19.

Para conseguir la transformación económica y social deseada, este PRTR se sustenta sobre cuatro pilares o ejes fundamentales: transición ecológica, transformación digital, cohesión social y territorial e igualdad de género. Además, para que el PRTR funcione con plenitud y beneficie al país, es necesario que las actuaciones que se lleven a cabo incluyan la igualdad de género, que se consigue incorporando la perspectiva de género.

En este contexto, el Ministerio de Igualdad lanza dos guías, una dirigida a entidades públicas (que son las que impulsan los proyectos dentro del PRTR) y otra a entidades privadas (que ejecutarán los proyectos finalmente seleccionados). De esta manera, se conseguirá, entre otros logros, reducir la brecha social, laboral y económica entre mujeres y hombres y responder al impacto desigual que ha tenido la Covid-19 (porque ha afectado mayoritariamente a mujeres).

Por su parte, la Guía para las Administraciones Públicas pretende incorporar la perspectiva de género en todas las etapas por las que pasa un proyecto para ser finalmente puesto en marcha.

En este sentido, la fase más importante es la de preparación y diseño de convocatorias, ya que será ahí donde se le podrán ofrecer las mismas posibilidades tanto a hombres como a mujeres, teniendo en cuenta las necesidades e implicaciones de cada parte. Además, esta acción es particularmente relevante cuando el proyecto que se presenta no está dirigido a reducir desigualdades, sino que, a pesar de que su objetivo sea otro, siga incorporando esta pieza clave.

En cuanto a la Guía para las entidades privadas y partenariados (mitad público y mitad privado), se presenta como un complemento de la guía anterior y servirá para orientar, a las entidades que vayan a poner en marcha los proyectos aprobados, los pasos que deben seguir para incorporar correctamente la perspectiva de género y conseguir finalmente la igualdad plena entre mujeres y hombres.

Estos requisitos deben implementarse en cualquier proyecto, independientemente del eje en que se enmarquen.

Pasos para verificar la inclusión

Una vez que las entidades públicas diseñan y preparan las convocatorias de los proyectos a lanzar (paso 1), es el turno de que las entidades en solitario o partenariadas diseñen y presenten los proyectos (paso 2), que deben cumplir con los requisitos previamente constatados por las entidades del Estado.

Tras haber superado este primer contacto entre entidades, la Administración Pública seleccionará los proyectos más adecuados presentados por las empresas (paso 3).

Las entidades de los proyectos finalmente seleccionados (paso 4), comenzarán entonces a trabajar en las fases de implementación, seguimiento y evaluación, que es donde se ejecutarán las actuaciones que finalmente determinarán si efectivamente se cumplen los objetivos estipulados, es decir, comprobar que se incorpora esa igualdad entre hombres y mujeres.

Por último, la Administración Pública también hará el seguimiento requerido y evaluará cada proyecto (paso 5).

¿Quieres saber más sobre estos fondos públicos?