Fondos Europeos para la recuperación

Next Generation, junto con el presupuesto a largo plazo de la UE, representa una verdadera inyección de dinero para apoyar a las empresas, impulsar proyectos de valor estratégico y, por tanto, favoreciendo la transformación de la economía.

Para ayudar a reparar los daños económicos y sociales causados por la pandemia de coronavirus, la Comisión Europea, el Parlamento Europeo y los dirigentes de la UE han acordado un plan de recuperación que liderará el camino hacia la salida de la crisis y sentará las bases para una Europa moderna y más sostenible.

La administración central, autonómica y local son las encargadas de coordinar los procesos de identificación, selección y dotación de ayudas.

El plan español, que no debería ser sólo de recuperación y sí de transformación del modelo, tiene 4 ejes transversales -la transición ecológica, la transformación digital, la cohesión social y territorial y la igualdad de género-, que vertebran 10 palancas y 30 componentes. A partir de esta arquitectura funcional, se recogen en total 212 medidas, de las que 110 son inversiones y 102 reformas para el periodo 2021-2023.