La guerra de Europa contra el plástico

Actualmente, Europa genera 25,8 millones de toneladas de residuos plásticos, donde entre el 80% y el 85% de la basura marina es residuo plástico y el material reciclable no alcanza el 30%. Esto supone un riesgo grave para los ecosistemas marinos, la biodiversidad y la salud humana, perjudicando a su vez a actividades como el turismo, la pesca y el transporte marino.

Por todo ello, el Parlamento Europeo en Junio 2019 aprueba la DIRECTIVA (UE) 2019/904 relativa a la reducción del impacto de determinados productos de plástico de un solo uso (platos, cubiertos, pajitas, bastoncillos de algodón y envases de poliestireno para alimentos), en el medio ambiente. Estos plásticos, representan cerca del 70 por ciento de los deshechos plásticos que contaminan nuestro entorno.

¿Cuáles son los objetivos de la directiva?

  • Ayudar a cambiar el modo en el que se consume y gestionan los productos plásticos.
  • Prevenir y reducir el impacto de la contaminación en el medio ambiente, especialmente sobre el medio marino.
  • Todo plástico de un solo uso introducido en el mercado de la Unión Europea sea reutilizable o reciclable de aquí a 2030 (cada Estado miembro velará por llegar a un 90 % de recogida de las botellas de plástico, y éstas deberán tener un contenido reciclado mínimo del 25 % para 2025 y del 30 % para 2030).

Esta Directiva fue aprobada en Julio 2019.  A más tardar, los Estados miembros tienen hasta Julio de 2021 para describir las medidas adoptadas referentes a los productos de plástico de un solo uso.

Aunque quedan menos de dos años para la fecha de vigencia de dicha ley, las compañías deben iniciar ya la búsqueda de soluciones alternativas, ya que los procesos de homologación de estos productos son muy complejos, son materiales menos rígidos y resistentes que el plástico al que estamos acostumbrados, por lo que hasta que se encuentra el punto óptimo de rigidez se invierte mucho tiempo en las pruebas industriales.

    España en la guerra contra el plástico

    España ya ha elaborado leyes de carácter inmediato para cumplir con las obligaciones, manifestando su propósito de capitanear la guerra europea al plástico:

    • Islas Baleares (LEY 8/2019 DE 19 DE FEBRERO DE RESIDUOS Y SUELOS CONTAMINADOS DE LAS ILLES BALEARS)
    • Comunidad Valenciana (DECRETO 55/2019, DE 5 DE ABRIL, DEL CONSELL, por el que se aprueba la revisión del PIRCV (Plan Integral de Residuos de la Comunidad Valenciana))
    • Navarra (LEY FORAL 14/2018, DE 18 DE JUNIO, DE RESIDUOS Y SU FISCALIDAD) que recoge varias medidas a adoptar por bares y restaurantes para incentivar un consumo más responsable y respetuoso con el medio ambiente.

    Por mucho que España quiera liderar la guerra declarada al plástico, el país europeo más preparado actualmente es Suecia, pues recicla o reutiliza un 99% de sus residuos, utilizando un sistema jerárquico en la gestión de residuos centrado en la prevención, reutilización, reciclaje, alternativas al reciclado y como último recurso, la eliminación en vertedero.

      ¿Quieres saber más sobre este instrumento?