¿Es obligatorio generar y presentar el EINF de tu empresa?

Para los que trabajamos a diario con el cumplimiento de la legislación de Sociedades de Capital, se plantean varias cuestiones en relación con el Estado de Información no Financiera (EINF), pero la principal hoy en día es ¿estoy obligado a generar y presentar el EINF de mi empresa?

Pues a punto de cumplirse 3 años de la publicación de la norma que regula el EINF, la ley 11/2018, nos encontramos a las puertas de un cambio significativo en relación con el alcance.

Dicho cambio se refiere a que la obligación de presentar el estado de información no financiera consolidado será de aplicación a todas aquellas sociedades con más de 250 trabajadores que, o bien sean Entidades de Interés Público, o bien durante dos ejercicios consecutivos reúnan, a la fecha de cierre de cada uno de ellos, al menos una de las circunstancias siguientes:

  • que el total de las partidas del activo sea superior a 20.000.000 de euros;
  • que el importe neto de la cifra anual de negocios supere los 40.000.000 de euros.

Es decir, para los ejercicios económicos que se inicien a partir del 1-1-2021, todas aquellas sociedades que forman parte del ámbito de aplicación de la Ley de Sociedades de Capital (SRL, SA y sociedades las comanditarias por acciones), con más de 250 trabajadores y que, o bien tengan la consideración de Empresas de Interés Público, o bien, durante dos ejercicios consecutivos reúnan al menos una de las dos circunstancias establecidas desarrolladas anteriormente en relación al volumen de activo o de la cifra de negocios, tienen la obligación de presentar el estado de información no financiera a nivel individual durante 2022.

Claves para elaborar el EINF de tu empresa

Estos últimos años, debido a una vaga experiencia inicial y asociada solo a empresas cotizadas, ha generado un elevado número de dudas acerca de:

  • ¿Debo hacer público mi EINF?
  • ¿Tendré que auditarlo?
  • ¿Cómo recopilo y calculo los datos que me pide la ley?

¿Sabías que la ley contempla áreas como la lucha contra la corrupción y el soborno, criterios sociales en tu política de compras, los derechos humanos o el impacto que tiene la compañía en el desarrollo local y va mucho más allá de ámbitos que están a la orden del día como el cambio climático, la economía circular o biodiversidad?

Según nuestra experiencia es importante asesorarse para que las compañías optimicen sus recursos y puedan verificar sus informes sin baches en el camino. Principalmente:

  • Conocer en detalle y punto por punto la información que la ley 11/2018 solicita. Diagnosticar cual de esa documentación es fácil de recopilar o ya se está recopilando y cual tendrá que ser recopilada. Esta etapa es crucial y supone un esfuerzo añadido primordial para el arranque del proyecto.
  • El siguiente punto es recopilar toda la información/documentación del periodo completo a reportar, tanto la que ya conocemos y tenemos por la mano, como la nueva y más compleja. Aquí es importante incorporar en el proyecto a los cargos implicados por áreas y aportar las herramientas corporativas de las que se disponga.
  • Conseguida la información-documentación, tenemos que generar una memoria ágil y amable, ya que será un informe que debe ser publicado y revisarán diferentes stakeholders.
  • Por último, no por ello menos importante, el informe será auditado por una tercera parte independiente, por lo que deberemos coordinar con tiempo, con la entidad seleccionada las fechas necesarias para una formulación y aprobación de cuentas correcta.

¿Te gustaría saber más sobre este tema?