El momento de identificar los proyectos es la clave del éxito

La deducción por actividades de I+D+I es el incentivo fiscal más potente para reducir el pago del Impuesto sobre Sociedades, si bien, su gestión requiere una gestión especializada y planificada.

El tercer trimestre del año es el momento clave para comenzar a planificar los trabajos de identificación, análisis y documentación de la deducción por actividades de I+D+I, lo que permitirá, en primer lugar, hacer una óptima previsión de pago de Impuesto sobre Sociedades correspondiente al ejercicio fiscal 2018.

Comenzar a trabajar ahora, garantizará una correcta correlación al cierre del ejercicio entre la contabilidad del proyecto y la ejecución de las actividades, aspecto esencial para afrontar un proceso de certificación. Disponer de toda la documentación técnica y económico-administrativo en Enero 2019, permitirá disponer de los certificados emitidos por una entidad acreditada por ENAC, a la fecha de liquidación del Impuesto sobre Sociedades, lo que sin duda minimiza el riesgo en la aplicación de la deducción por I+D+I.