Factores que favorecen la innovación de las organizaciones

La competitividad de las empresas en un entorno globalizado acentúa la necesidad de generar de forma sistemática conocimientos científicos y tecnológicos y herramientas que los consoliden en nuevos productos y servicios. De esta manera, se contribuye al bienestar social y al crecimiento económico sostenido, impulsando la variedad mediante la innovación.

Ahora bien, tal y como hemos podido ver en los clientes de Euro-Funding, el término de innovación abarca multiplicidad de procesos referentes a dichos conocimientos y herramientas, todos ellos con un alto grado de incertidumbre y riesgo asociados, pero también ofrece una serie de oportunidades que resultan imprescindibles para el buen rendimiento económico de las empresas.

Y es que la experiencia ha demostrado, de manera recurrente, que las empresas que no han sabido amoldarse a las variaciones de demanda del mercado, se han visto sumidas en el fracaso. Esta consideración resalta la complejidad de la gestión del cambio para adquirir conocimiento y crear ventajas competitivas a escala internacional.

La transferencia de nuevas ideas al mercado implica una intensiva interacción de la organización con múltiples agentes de las esferas socio-políticas y económicas que le rodean, y con las estructuras del mercado, por lo que debe enfocarse desde una búsqueda proactiva y un análisis sistemático del entorno. El primer paso para abordar este reto es identificar los factores que fomentan la innovación, cuyas características darán lugar a distintos tipos de actuación por parte de las empresas, como resultado de la alineación con sus objetivos estratégicos.

En este contexto, podemos distinguir dos tipos de factores, internos y externos a la empresa.

Los factores internos están asociados a la estrategia y a la cultura empresarial adoptada para concebir nuevos productos y/o servicios que supongan un valor añadido respecto a los de la competencia y que deriven de una buena gestión del tiempo y de los recursos disponibles.

Si bien es cierto que el número de elementos puede variar según la perspectiva desde la que se analiza, los dos que mayor difusión y aceptación han tenido son:

  • La capacidad creativa y colaborativa del equipo de trabajo. La innovación es fruto de la creatividad y de las interacciones de profesionales cuya iniciativa, formación y habilidades interpersonales refuerzan la capacidad de aprendizaje colectivo y de reconocimiento de oportunidades para el desarrollo y uso de nuevas tecnologías. El análisis desde varios puntos de vista, la superación de la resistencia al cambio y la retroalimentación continua enriquece el proceso innovador para dar lugar a resultados con mayores tasas de éxito y en menores plazos de ejecución, tal como demanda el mercado actual. Por ello resulta fundamental la asimilación de estas competencias en la cultura empresarial y la apuesta por la incorporación de actividades de team buildingbrainstorming, a modo de ejemplo.
  • La cooperación con otras organizaciones. La difusión del paradigma de la innovación abierta ha conducido a la revisión, por parte de muchas empresas, de sus modelos de negocio con el objetivo de extraer el mayor valor posible de sus interacciones con otras compañías, universidades y organismos públicos de investigación. La creación de redes empresariales y la cooperación a nivel global garantiza el intercambio de conocimiento para la realización de las actividades empresariales core, reduce los costes y riesgos asociados y abre nuevas posibilidades para la explotación comercial de productos y servicios mejorados o revolucionarios. No obstante, la intervención de tantos agentes externos conlleva una dificultad organizativa añadida, lo que hace necesario implantar procesos de planificación y control de la innovación tecnológica que ayuden adaptar el conocimiento generado a los cambios del mercado de manera continua y estructurada.

Por otro lado, los factores externos que afectan al grado de innovación de las organizaciones, están condicionados por el contexto económico y político en el que éstas operan. Algunos de los factores que más afectan a la decisión empresarial de emprender nuevos proyectos son:

  • El apoyo a la compra pública innovadora. Las entidades públicas utilizan este mecanismo para potenciar mercados innovadoras a través de licitaciones de Compra Pública de Tecnología Innovadora (CPTI) y de Compra Pública Precomercial (CPP). El impulso de la demanda mediante la primera modalidad incluye la compra de un bien o servicio inexistente en el momento de la compra pero factible de desarrollar en un plazo razonable, mientras que la segunda modalidad se centra en la contratación de servicios I+D en los que el comprador comparte con las empresas tanto los riesgos como los beneficios resultantes de la ejecución de soluciones innovadoras.
  • El acceso a herramientas de financiación de la I+D+i. La Administración General del Estado cuenta con varias tipologías de herramientas para impulsar proyectos innovadores en el ámbito privado, entre los cuales destacan: las Deducciones en el Impuesto sobre Sociedades, las Bonificaciones en la cuota a la Seguridad Social y las ayudas públicas en forma de subvenciones y créditos.

Las Deducciones en el Impuesto sobre Sociedades y las Bonificaciones por Personal Investigador tienen la ventaja de no estar limitadas económicamente al número de proyectos desarrollados en el marco de la empresa, ni de regirse por términos de concurrencia competitiva. Adicionalmente, las actividades financiables (diseño industrial, diagnóstico tecnológico, demostración inicial, etc.) no están restringidas a temáticas específicas como en el caso de las subvenciones, sino más bien a los objetivos estratégicos de la empresa para aumentar su know-how interno y mejorar su posición competitiva. Cabe añadir que el sistema español de deducciones fiscales por I+D+i es de los más favorables a nivel mundial, pudiendo alcanzar hasta un 42% de los gastos directos. En el caso de las bonificaciones, se establece un 40% en las aportaciones empresariales a las cuotas de la Seguridad Social para el personal investigador.

Como se ha indicado anteriormente, las subvenciones y los créditos presentan otro tipo de instrumentos de financiación de la I+D+i que responden al marco estratégico de referencia para el conjunto del país bajo el nombre de “Plan Estatal de Investigación Científica y Técnica y de Innovación”. Con el objetivo de contribuir a la consolidación del tejido innovador español para dar respuesta a las prioridades sociales y económicas actuales, las ayudas incluidas en este plan cuentan con un presupuesto limitado y son canalizadas por diversos organismos con potestad regulatoria nacional y regional, por medio de programas y convocatorias de concurrencia competitiva. Concretamente, para el período 2017-2020 se han definido las directrices de los siguientes programas estatales:

o   Programa Estatal de promoción del talento y su empleabilidad en I+D+i.

o   Programa Estatal de generación del conocimiento y fortalecimiento científico y tecnológico del sistema I+D+i.

o   Programa Estatal de liderazgo empresarial en I+D+i.

o   Programa Estatal de I+D+i orientada a los retos de la sociedad.

Las acciones gubernamentales en materia de I+D+i están sujetas a frecuentes cambios como resultado del carácter dinámico de los mercados. A ello se añade el hecho de que las herramientas de financiación requieren de diagnósticos detallados y específicos para determinar las condiciones de acceso a las mismas. Queda evidente, por tanto, que las empresas necesitan reservar cierta cantidad de recursos a la vigilancia de las estructuras político-financieras para la identificación continua de oportunidades de monetización de sus activos de mayor valor a través de actividades de investigación, desarrollo e innovación.

Vistas estas dos vertientes de la innovación, se puede concluir que las ventajas competitivas de una organización se generan sobre la base de una buena gestión de la I+D+i y un aprovechamiento óptimo de los instrumentos públicos de apoyo a la misma.

Desde Euro-Funding apoyamos a las empresas en la búsqueda y consecución de financiación pública a la I+D+i con el objetivo de maximizar las posibilidades de nuestros clientes frente a estos incentivos y su posterior justificación.

Corina Stegarescu

Project Manager

INNOVATION