SUBIDA DE IMPUESTOS: IBI Y PLUSVALÍA

El Ministerio de Hacienda modificará el Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (Plusvalía), después de que el Tribunal Constitucional (TC) anulara el tributo en los casos de las ventas de inmuebles sin ganancia o con pérdidas. En concreto, el TC ha declarado inconstitucionales varios artículos de la norma foral de Guipúzcoa sobre la plusvalía municipal acerca de un contencioso en la localidad de Irún, al entender que va contra el principio de capacidad económica tributar por este impuesto cuando la venta del inmueble se ha realizado con pérdidas.

Hacienda confirma que la sentencia afecta únicamente a la Diputación Foral de Guipúzcoa, pero confirma que modificará la norma estatal al respecto, que es exactamente igual que la que rige en la Diputación Foral. El tributo, aplicado por los ayuntamientos, y que paga siempre el vendedor se aplica de acuerdo con una fórmula que toma como base el valor catastral del suelo  y lo multiplica por un coeficiente en función del número de años que hayan transcurrido entre la compra y la venta, aunque el inmueble se haya vendido con pérdidas, situación que se ha repetido en numerosas ocasiones tras el pinchazo de la burbuja inmobiliaria y que ha motivado varios recursos al Constitucional al considerarse que no había hecho imponible al no haber incremento.

Bruselas sugiere al Gobierno de España subir los ingresos por IBI la Comisión reconoce que en España los ingresos procedentes de la imposición de la propiedad inmobiliaria se aproximan a la media de la UE, (1,3 % del PIB en España, frente a un 1,6 % del PIB en 2014), señala que «se basa en un grado relativamente bajo en impuestos recurrentes».

¿Qué tributos son esos? El Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), el gravamen especial sobre bienes inmuebles de entidades no residentes, el impuesto sobre grandes establecimientos comerciales y otros impuestos sobre la propiedad o uso de la tierra, edificios y construcciones. De ellos, el IBI es el principal tributo, por lo que Bruselas abre la puerta a elevar su recaudación. Sus ingresos han crecido ya un 70% durante la crisis a los casi 13.000 millones, pese a que el valor de la vivienda se ha desplomado un 30% en el mismo periodo.

El impuesto es la joya de los ayuntamientos, que mediante subidas de tipos y revalorizaciones catastrales, han logrado aumentar su recaudación desde 2007. La Comisión Europea también sugiere bajar impuestos a operaciones inmobiliarias (como el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados o la llamada plusvalía municipal).

¿Qué tributos son esos? El Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), el gravamen especial sobre bienes inmuebles de entidades no residentes, el impuesto sobre grandes establecimientos comerciales y otros impuestos sobre la propiedad o uso de la tierra, edificios y construcciones. De ellos, el IBI es el principal tributo, por lo que Bruselas abre la puerta a elevar su recaudación. Sus ingresos han crecido ya un 70% durante la crisis a los casi 13.000 millones, pese a que el valor de la vivienda se ha desplomado un 30% en el mismo periodo.

El impuesto es la joya de los ayuntamientos, que mediante subidas de tipos y revalorizaciones catastrales, han logrado aumentar su recaudación desde 2007. La Comisión Europea también sugiere bajar impuestos a operaciones inmobiliarias (como el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados o la llamada plusvalía municipal).